Ya te olvidé

YA TE OLVIDÉ

♥♥♥♥♥♥♥

“Papá”

ya no te necesito,

en los profundos senderos

que transito

encontré un alma

que me arrulla

con su dulce cariño.

Él me saca

de los negros hoyos

del camino…

♥♥♥♥♥♥♥

Si mi pie se hunde

y mis lágrimas resbalan

allí está su mano

que cual un signo

de tierna piedad,

me levanta.

♥♥♥♥♥♥♥

“Papá”

ya te olvidé…

ya no me daña más

tu eterna ausencia;

Dios me ha dado

un fiel amigo,

en él encuentro

mi tesoro…

mi solaz,

mi amante padre

y el hermano perdido.

Él es el amor

que yo esperaba,

el manto de mis noches,

mi suave abrigo.

♥♥♥♥♥♥♥

“Papá”

ya te deseché…

a ti, que me dejaste

en mi paupérrima niñez;

pues ya tengo el alivio,

aquel que lo es todo

en mi vida…

que lo tengo como a un hijo

si, y aunque los lectores

no comprendan

lo que digo…

él es de mis eras,

de mis campos abiertos,

de mis entrañas que duelen;

él es mi amado, lo más íntimo.

♥♥♥♥♥♥♥

INGRID ZETTERBERG

♥♥♥♥♥♥♥

De mi poemario

“Tu alma y la mía”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Usted y yo…(Dueto)

USTED Y YO

♥♥♥♥♥♥♥

(Dueto entre los poetas Ingrid Zetterberg y Roberto Tavares en el foro Mundopoesía en el año 2,009)

♥♥♥♥♥♥♥

ROBERTO: Usted entre versos y doradas gotas,

usted y las rosas de rocío cuajadas,

usted y las cartas

de esperanzas rotas,

usted y el silencio de las madrugadas.

♥♥♥♥♥♥♥

INGRID: Usted y sus palabras

que traspasan mi vida.

Usted y yo, inesperado encuentro

de dos almas. Poetas de sangre.

Usted y el dolor de lo que se ha ido,

usted y ese llanto

que ya no esperaba.

Le ofrezco mi canto

como dulce daga.

♥♥♥♥♥♥♥

ROBERTO: Yo por mi parte le ofrezco

mi oído como desatino.

Y el verso que siento latir

por mi pecho,

le envuelvo mi alma

ahita de sueños,

sembrada de ansías

y desconsuelos, como prenda

afable de mi vida quieta,

que ahora despierta

al leer tan sentidos escritos

de su puño y letra.

Y si fuera que al verme

llenito de anhelos,

usted me comprende

y me justifica,

le ruego mi amiga

que usted de alegrías

me toque la puerta.

♥♥♥♥♥♥♥

INGRID: Usted y yo, como dos niños

que se asoman a la fuente

de las aguas perfumadas,

que mana en su vertiente

la pureza de los versos.

Usted que alcanzó

las hondas fibras del misterio

con sus letras,

y yo que descorrí el velo,

descubriendo mi tristeza.

Usted y yo, almas afines,

que dejamos fluir música

en las palabras,

y detuvimos las madrugadas

en el cantar que atravesó

nuestras ventanas.

Volvamos en quietud

hacia la luz

que rozó nuestras manos,

e inspiró nuestro canto.

La luz de Aquel

que nos anda buscando.

♥♥♥♥♥♥♥

ROBERTO: Como un volver a la infancia

feliz,

así lo ha descrito,

que yo me imagino de usted

y su canto, un sueño veraz,

ataviado de flores,

que en la quietud se desprende

y da muestra

que aún en penumbra

ya alumbra,

y que aún de noche

ya asoma en dos corazones…

un nuevo horizonte.

Usted es un cuento feliz

para mis dolores,

por eso, yo dejo que un verso

dibuje en suspenso…

mis emociones.

Mientras más leo, más

me fascino.

Y mientras miro el ámbar

del día, me doy cuenta

que me ha conducido,

a la luz de Aquel que da paz

y lo es TODO,

y hallando esa paz

tan serena,

el alma se acuesta

a sabiendas

que existe alguien

que la comprenda.

♥♥♥♥♥♥♥

INGRID: Usted mi amigo,

el de las palabras dolidas,

el de la ilusión plena,

cada hoja derramada

del árbol de los años,

se llevó esperanzas viejas,

y arrastró canciones nuevas

hasta el umbral

de nuestras puertas.

Una mirada de luz

le abrirá a usted

la desconocida senda,

una ruta iluminada

que hace tiempo yo conozco

y que me embriaga.

En esa senda

hay unas huellas laceradas

que le invitan a usted

a continuar con valentía.

Usted y yo

llevamos en el alma

el don de poesía,

regalo dichoso de Aquel

que más nos ama.

Usted amigo hermano,

cuya tristeza es mía,

deberá saber que

no hay desencanto ni dolor,

cuyas manos heridas

no puedan sanarnos.

♥♥♥♥♥♥♥

ROBERTO: Yo quiero en un sueño

volver a encontrarla,

yo quiero mirar de la luz

sus colores,

yo quiero olvidar

los antiguos dolores,

que me cambien por paz

la voraz soledad

de mis decepciones.

Es decir,

la ilusión convertirla

en vivencia,

y así renovado

hallar en usted

mi mejor poesía,

por eso mi amiga

como lo que a usted

ahora le inspiro,

seca mi llanto,

lo que usted me describa

yo se lo canto.

♥♥♥♥♥♥♥

INGRID ZETTERBERG Y ROBERTO TAVARES

POEMA A DOS VOCES

♥♥♥♥♥♥♥

De mi poemario

“Tu luz y mis versos”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

A mi hermano Miguel

97th5x

A MI HERMANO MIGUEL

(Dueto entre César Vallejo e Ingrid Zetterberg)

♥♥♥♥♥♥♥

Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa,

donde nos haces una falta sin fondo!

Me acuerdo que jugábamos esta hora,

y que mamá nos acariciaba: “Pero hijos….”

♥♥♥♥♥♥♥

Hermano, el patio huele a madreselva;

donde se ha quedado dormida tu ausencia.

♥♥♥♥♥♥♥

Ahora yo me escondo;

como antes, todas estas oraciones vespertinas,

y espero que tú no des conmigo. Por la sala,

el zaguán, los corredores. Después, 

te ocultas tú, y yo no doy contigo.

Me acuerdo que nos hacíamos llorar,

hermano, en aquel juego.

♥♥♥♥♥♥♥

Recuerdo que nos mecíamos

en el columpio del jardín

y nuestras risas

golpeaban los rincones.

Hay humedad

en las paredes de la hacienda.

Ya nuestra casa está vieja…

Hermano, aún me parece escuchar

el vaivén del columpio

cuando va anocheciendo.

♥♥♥♥♥♥♥

Miguel, tú te escondiste

una noche de Agosto, al alborear;

pero en vez de ocultarte riendo,

estabas triste.

Y tu gemelo corazón de esas tardes

extintas, se ha aburrido de no encontrarte.

Y ya cae sombra en el alma.

♥♥♥♥♥♥♥

Hermano, has callado tu voz

en un amanecer sombrío

de hace tantos años!

Y tu compañero de juegos

se ha cansado de no escucharte.

Tu silencio llena mi alma

en esta tarde.

♥♥♥♥♥♥♥

Oye hermano, no tardes

en salir. Bueno? Puede inquietarse mamá.

♥♥♥♥♥♥♥

Hermano, por favor, regresa,

que tu risa me hace falta…

por el largo corredor

dejaste un halo de tristeza.

Regresa hermano,

ya tu risa pequeña

se ha quebrado en el ocaso.

Oye, ¿sabes?

No demores en volver…

que mamá por ti está velando.

♥♥♥♥♥♥♥

INGRID ZETTERBERG  –  CÉSAR VALLEJO

♥♥♥♥♥♥♥

De mi poemario

“Fragancia espiritual”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

vallejo-dibujo

El insigne poeta peruano César Vallejo

A Julio…(Compañero de mi infancia)

A Julio

A JULIO

(Compañero de mi infancia)

25s672e

Julio, amigo, hermano…

¡Qué lejos te siento hoy!

♥♥♥♥♥♥♥

Se me va la vida

esperando un encuentro,

un reir de los dos.

♥♥♥♥♥♥♥

Te has escondido en el ayer;

y no te hallo más.

♥♥♥♥♥♥♥

Recuerdo nuestros juegos

entre canicas y muñecas…

tu carrito bombero,

y tu monito de cuerda.

♥♥♥♥♥♥♥

Mi llanto de niña

y mis rodillas raspadas

en aquel patio olvidado

de paredes

que despintó el tiempo.

♥♥♥♥♥♥♥

Julio,

¿qué fue de aquella cocina

donde reíamos

entre cucharada y cucharada?

♥♥♥♥♥♥♥

¿Qué fue de tu gran caja

de tesoros,

donde siempre había un juguete nuevo

que encandilaba mis ojos?

♥♥♥♥♥♥♥

Nuestros carnavales, extintos ya…

todo quedó sepultado

por los años.

♥♥♥♥♥♥♥

Feliz niñez

que quedó atrapada

en aquella vieja casa

que aún guarda

los ecos de la infancia.

15121538mTQigfgO

Dedicado a mi primo Julio,

compañero de mi infancia.

♥♥♥♥♥♥♥

De mi poemario

“Secretos de mi alma”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Compañero de juegos

Compañero de juegos

COMPAÑERO DE JUEGOS

2cpre5g

Julio, amigo, hermano, hoy estás en el ayer, con tu caja de cartón, repleta de juguetes; y ese beso tuyo sumiso, que impregnó mis cabellos con tu inocencia. Bajo la tibieza  del patio que nos vio crecer, y las paredes que despintó el tiempo, te he visto en mis visiones de otoño.

♥♥♥♥♥♥♥

Llevabas mameluco rojo, botas cortas, y un terco penacho sobre la frente.  Y jugabas conmigo entre tus trompos, canicas de colores y mis muñecas. Nuestros carnavales mezclados con nuestras risas, regresan a mí.  Tus palomilladas, roturas de cabeza entre lágrimas, y mis rodillas raspadas, se desvanecen como los charcos bajo el sol de nuestra infancia. Sólo me queda una vieja ventana, y mi rostro de niña angustiada, tras tus pisadas, que no regresaron del colegio una tarde.

♥♥♥♥♥♥♥

Oscureció luego, y a mi alma apretujada regresó la vida, cuando decidiste devolverle a nuestra larga escalera, tus pasos.  Desde entonces supe que te quería, compañero, hermano, que solías leer conmigo historias y cuentos, y reir, reir… hasta ahogarnos.

♥♥♥♥♥♥♥

Julio, tu nombre se desliza suave, desde mi corazón, y fluye solitario entre mis páginas, como un llanto.

signature_35

Dedicado a mi querido primo Julio, 

compañero de juegos de mi infancia.

♥♥♥♥♥♥♥

De mi poemario:

“Jardines de antaño”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Solos

 

Solos (1)

SOLOS

4separadorlibros

A ti hermano

que anhelas un refugio

en la larga calle oscura,

yo te ofrezco

un pedazo de mi alma;

yo escribo para ti.

♥♥♥♥♥♥♥

Deja que mi tristeza

le hable a tu soledad.

Déjame estar en tus pasos,

para asomarme

a tus mañanas;

y entregarte las negras flores

de mi pecho,

que he pintado de blanco

tan sólo pensando en ti.

♥♥♥♥♥♥♥

Para ti hermano

son los versos que bullen

en el fondo de mi herida;

versos de sangre,

de blanco duelo.

♥♥♥♥♥♥♥

Para ti

que comes el pan

a solas con la tarde,

con tu soledad

como la mía.

kH8kQCciUCbD

De mi poemario

“La poesía es música”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112