Otoño caminante….(Soneto melódico)

 

Otoño caminante

Otoño caminante

OTOÑO CAMINANTE

(Soneto melódico)

Llegarás a mi vera, oh embeleso,

siendo otoño de brumas y letargo

que amodorras mi ser y sin embargo

te recibo en mis brazos con un beso.

♥♥♥♥♥♥♥

Caminante de Mayo, te confieso

que este sol me fatiga y es amargo

y que fresca es la brisa que te encargo

me devuelvas otoño a tu regreso.

♥♥♥♥♥♥♥

Otoñales y pardas hojas lucen

al final en su magia aquellos prados.

Armonía y solaz allí seducen.

♥♥♥♥♥♥♥

Renacer de alegrías se producen

al trinar de los pájaros dorados

que hacia huertas y valles me conducen.

15121538mTQigfgO

De mi poemario

“Por la ruta de la poesía clásica”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Primer lugar

 

Monito de trapo

Monito de trapo

MONITO DE TRAPO

♥♥♥♥♥♥♥

¿De qué recónditos lugares

me llegan tus deshilachados brazos?

¿De qué lejanos umbrales

me acarician tus miradas?

♥♥♥♥♥♥♥

Monito de trapo,

juguete de mi infancia…

hoy te mecí en mi regazo;

tus ojitos de vidrio lloraban

las lágrimas del tiempo derramado.

♥♥♥♥♥♥♥

Una ternura blanda

me despertó de mis sueños

donde volví a ser niña

por un instante pleno.

♥♥♥♥♥♥♥

¡Qué congoja tenía

estrechándote en mi seno!

Monito de trapo

fuiste la caricia

que necesitaban mis manos

en tu cuerpito fláccido.

Y sin saber porqué

desperté llorando.

15121538mTQigfgO

De mi poemario

“Poemas de terciopelo”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Regresa a mi vera….(Romance)

Regresa a mi vera

REGRESA A MI VERA

(Romance)

♥♥♥♥♥♥♥

Caminata en soledad

bajo la llovizna triste

que resbala con mi llanto

y mi alegría destiñe.

♥♥♥♥♥♥♥

Te adoro pero te vas;

ya tu alma no me persigue.

Noche sin luna ni estrellas

en que mi ser ya no vive

porque he perdido tus brazos

que eran mi dulce escondite.

♥♥♥♥♥♥♥

Solitarias son las calles;

y aquella casona humilde

que nos cobijó algún día

se llenó de sombras viles.

♥♥♥♥♥♥♥

Amor mío, yo te espero.

Sin ti nada hallo sublime,

¡Regresa ya a mis veredas!

y jamás vuelvas a irte.

cooltext325383846648025

De mi poemario

“Por la ruta de la poesía clásica”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Nota: El Romance pertenece a la poesía clásica, siendo un poema de Arte Menor. Consta de versos octosílabos con rima asonante alternada y lleva acento de voz en la séptima sílaba.

Mi niña, corazón de Dios

Mi niña, corazón de Dios

MI NIÑA, CORAZÓN DE DIOS

1izdll

(Dueto entre las poetisas Ligia Rafaela e Ingrid Zetterberg)

Eres dulzura al mirar, ternura al reír,

eres luz que alumbra mis días

cuando en tristeza me encuentro.

Tus manitas de porcelana suavizan

el camino que tengo que andar

cuando con cariño me aprietas

mis manos para ayudarme a seguir

el sendero que me trazó Dios.(L.R.)

♥♥♥♥♥♥♥

Nieta mía, esperanza en arrullo;

ilusión del alma mía

en cada atardecer.

Te miro mientras juegas

haciendo ruiditos

con tu boca tierna;

eres la flor

que nació de mi oración;

te esperé entre ovillos

de lana y crochet,

entre lágrimas te esperé…

y llegaste

desde un mundo de burbujas

a los brazos de la abuela. (I. Z.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi niña, corazón de oro, que ilusión

y que ternura siento al contemplar

tu rostro virginal, eres como un arco iris

que ilumina mis otoños y pones fuerza

a mi caminar para no caer en desilusión. (L.R.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi dulce avecilla,

contemplo mientras duermes,

lo sonrosado de tus mejillas

y te lleno de breves besos

cuidando tu sueño.

Eres la razón de mi alegría

en estos mis años viejos.(I. Z.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi nietecita de ojos vivaces, mi linda niña

que nos regaló el Creador, ponle esperanza

y anhelos a mi vida para no morir de pesar.

Dios te bendiga cielo mío, abres tus brazos

como un ave acurrucándome con dulzura y amor.(L.R.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi amada nietecita,

quiero verte crecer

como capullo radiante

y que me ofrezcas tu brazo

cuando ya en mi ancianidad

vacilen mis pasos.

Quiero tu voz de alondra

llenando el hogar.

Y que nunca me olvides

cuando me haya ido a la eternidad.(I. Z.)

1izdll

Ingrid Zetterberg y Ligia Rafaela Gómez

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

El ataúd blanco…(Prosa)

 

El ataúd blanco (1)

EL ATAÚD BLANCO
2ho93xy
¡Qué triste aquel sol que cubría la tarde!  El viento iba despacio,
secando algunas lágrimas, y un murmullo de pasos lentos me llegó
desde lejos.  Eran siluetas de luto, llevando un ataúd blanco. Una
niña rubia había muerto, en Diciembre y de mañana.
Avanzaban en silencio, y se detuvieron en el parque. “El parque de
los pinos”, donde agitara sus trenzas en un alegre y bullicioso
corretear.  Pero estaba ya muy quieta, y se habían callado para 
siempre las preguntas de su boca. 
Jugando con el revólver de su padre, y sus cuatro años inocentes, 
de pronto la sorprendió la muerte. Su breve vida se esfumó en el 
sol del mediodía, cual burbuja de jabón delicada y transparente.
Estaba tendido el ataúd en el césped; habían muchos niños, mucha
gente alrededor,…y de pronto se distinguió entre todas, una figura
femenina, toda vestida de blanco. Tenía los ojos en inalcanzable 
distancia. Parecía haber gastado todas sus lágrimas. 
-“Es la madre.”- se escuchó murmurar.
Tenía algo de digno su semblante, en aquella triste serenidad que 
Dios le daba a cambio; (quien ha sufrido tanto, tiene algo de grande),
era como si estuviera rodeada de una luz gloriosa, como si se le 
hubiera ensanchado el alma.
Y yo nunca he podido olvidar a esa madre. Aún ahora, después de
tanto tiempo, al pasar por su puerta, siento vivo el terrible peso de 
su tristeza. Y yo me he visto a mi misma, llorando en esos ojos de 
madre.
Habían subido el pequeño ataúd a la carroza blanca; el sol 
declinaba ya, y la pobre mujer se encaminó al auto, pero ¡cuánto
dolor arrastraba en su andar!  Con los brazos vacíos, sin su ángel
querido, se fue camino del cementerio, con un sufrimiento 
inexplicable en su mirada.  Mirada de madre que no he podido 
olvidar, porque me sigue lastimando.

 
Esto sucedió en la vida real hace mucho tiempo
a solo dos cuadras de la casa donde yo vivía.
Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1006080193112