Vivir sin vivir

Vivir sin vivir

VIVIR SIN VIVIR

El-columpio

¡Tu larga ausencia

me mataría!

Vivir sin vivir

no puedo.

♥♥♥♥♥♥♥

Regresa corazón,

no te escondas

de mis ojos…

ni pronuncies ese NO

que me destroza.

♥♥♥♥♥♥♥

En este mullido lecho

de mi dolor…

mi alma anhela

tu manito rosa

y tu boquita de pintada flor.

♥♥♥♥♥♥♥

Nieta del alma mía

ven a suavizar

con el caramelo

de tu mirar

la angustia que me sofoca.

♥♥♥♥♥♥♥

Perla preciada;

de mis joyas

la más fina y rosada;

tiende tus bracitos

hacia mi cuello,

porque vivir sin vivir

no puedo.

15121538mTQigfgO

Dedicado a mi amada nietecita Valeria

De mi poemario

“Sendero de inspiración”

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Anuncios

Mi niña, corazón de Dios

Mi niña, corazón de Dios

MI NIÑA, CORAZÓN DE DIOS

1izdll

(Dueto entre las poetisas Ligia Rafaela e Ingrid Zetterberg)

Eres dulzura al mirar, ternura al reír,

eres luz que alumbra mis días

cuando en tristeza me encuentro.

Tus manitas de porcelana suavizan

el camino que tengo que andar

cuando con cariño me aprietas

mis manos para ayudarme a seguir

el sendero que me trazó Dios.(L.R.)

♥♥♥♥♥♥♥

Nieta mía, esperanza en arrullo;

ilusión del alma mía

en cada atardecer.

Te miro mientras juegas

haciendo ruiditos

con tu boca tierna;

eres la flor

que nació de mi oración;

te esperé entre ovillos

de lana y crochet,

entre lágrimas te esperé…

y llegaste

desde un mundo de burbujas

a los brazos de la abuela. (I. Z.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi niña, corazón de oro, que ilusión

y que ternura siento al contemplar

tu rostro virginal, eres como un arco iris

que ilumina mis otoños y pones fuerza

a mi caminar para no caer en desilusión. (L.R.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi dulce avecilla,

contemplo mientras duermes,

lo sonrosado de tus mejillas

y te lleno de breves besos

cuidando tu sueño.

Eres la razón de mi alegría

en estos mis años viejos.(I. Z.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi nietecita de ojos vivaces, mi linda niña

que nos regaló el Creador, ponle esperanza

y anhelos a mi vida para no morir de pesar.

Dios te bendiga cielo mío, abres tus brazos

como un ave acurrucándome con dulzura y amor.(L.R.)

♥♥♥♥♥♥♥

Mi amada nietecita,

quiero verte crecer

como capullo radiante

y que me ofrezcas tu brazo

cuando ya en mi ancianidad

vacilen mis pasos.

Quiero tu voz de alondra

llenando el hogar.

Y que nunca me olvides

cuando me haya ido a la eternidad.(I. Z.)

1izdll

Ingrid Zetterberg y Ligia Rafaela Gómez

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112