LAS GÓNDOLAS

Góndolas de Venecia
atadas a la plenitud
del atardecer,
ya no llevaréis castos novios
ni las aguas surcaréis.

Vientos lejanos
trajeron un virus cruel
y ya no se escuchan
los violines, ni hay paseos
de un romántico querer.

Las aguas se han aquietado
mientras vosotras, las góndolas
bajo un manto azul, dormiréis.

¿Qué será del cantar
que acompañaba a los enamorados?
Se quedó cual cristal
y escondió su eco
que jamás escucharéis.

Un virus letal
ha triunfado sobre el mundo
y el silencio de mañana
será el mismo de ayer.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

9 comentarios sobre “LAS GÓNDOLAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s