Alma blanca

Amiga,
tu alma tiene
las alas de las palomas
que se abren
tristes y serenas,
anhelando el descanso
sobre un tejado agreste.

Tu alma hermosa
tiene un lucero
que guía cual faro
hacia otras orillas,
hacia otros remansos.

Amiga,
pusiste lo mejor
de tu sentir hermano
en tus palabras
encumbradas,
en tus dulces versos
deslizados
como el llanto.

Pero tu alma hermosa
se estrelló con un témpano,
se estrelló con la roca muda,
con el silencio
y el arcano.

Se hirieron tus alas
y regresaste sola
¡oh alma blanca!,
que regalaste amor
en tu entonado canto.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a la poetisa
Cecill Scott

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

8 comentarios sobre “Alma blanca

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s