Al niño de Pisco

Un halo de paz
coronaba tu frente,
niño de los ojos tristes.

Y llevabas luto
en tu sabio silencio.

Tus rollizas 
y tiernas manos,
colocaron una cruz
sobre la arena,
y dijiste
con voz gastada
de infancia rota:
"Allí está muerto
mi hermano".

Niño que saliste
de las casas derrumbadas
de tu aldea pisqueña,
que emergiste
de la noche sísmica;

nadie percibió tu hambre,
tu desnuda inocencia
en la espera ahondada
por las horas amargas.

Niño
rodeado de escombros,
que quedaste amarrado
a mis versos,

por siempre
vivirá en mí tu mirada,
y oscilará tu tristeza
en mi recuerdo.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Los girasoles eternos"

Derechos reservados

Al niño de Pisco

Dedicado a un niño que sobrevivió al terrible terremoto del año 2,007 en la ciudad de Pisco, en Perú.

De mi poemario

«Los girasoles eternos»

♥♥♥♥♥♥♥

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

2 comentarios sobre “Al niño de Pisco

  1. Que un niño se describa así es la rotunda evidencia del fracaso de la humanidad. Ni a los niños sabemos proteger.

    El poema es una preciosidad a pesar de ello. Me sacudió en toda el alma.

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s